Saltar al contenido

2

Pinturas en el techo de la Biblioteca de Nueva York. Se representa a Prometeo dando el fuego a la Humanidad.

El fuego rodea nuestras vidas.

El dominio del fuego siempre ha ido parejo al poder. Todos los jefes, reyes y mandatarios se han hecho acopio de ello.

En este caso fuego y luz van unidos de modo que simbólicamente son lo mismo y representan la diferencia entre la oscuridad, la ignorancia y el peligro de lo desconocido; del enemigo frente a la claridad, el conocimiento y la protección.

En la actualidad ese mismo significado simbólico se ha trasladado a conceptos modernos como son la electricidad y el armamento ambos como herederos de ese significado ancestral para defendernos de la misma oscuridad, la misma ignorancia y el mismo peligro de lo desconocido, del enemigo.

El fuego en realidad es el dominio de la luz en sí y su calor. Por eso se podría concluir que en la actualidad toda tecnología y armamento son sofisticadas evoluciones de este fuego que siempre se quiso dominar.

Fuegos artificiales para la celebración de fiestas y eventos. Canadá.

Toda la tecnología pasa a día de hoy por el control de la electricidad que no deja de ser un modo de contener y controlar la fuerza del rayo. Esa electricidad ha permitido que la luz llegase a los hogares y se creasen fábricas y ciudades.

El fuego hoy en día se encuentra en los vehículos los cuales usan gasolina que queman para poder moverse.

También encontramos ejemplos de dicho aprovechamiento a través de la telefonía en donde todo es electricidad.

Se puede afirmar que hoy usamos el fuego para hablar en realidad cuando usamos un teléfono móvil o bien encendemos un computador.

Ese fuego se emplea para grabar cd-roms, dvds, y blue-rays mediante un láser insertado dentro que literalmente "quema" un soporte físico para escribir sobre el mismo. Literalmente, se graba a fuego como dice la expresión.

Esa expresión de grabar a fuego en parte puede provenir de la cita bíblica en donde Dios habló a Moisés a través de una zarza ardiendo cuando se encontraba retirado en el monte Sinaí o "monte de Dios".

Según narran esto textos sagrados, Dios escribió a fuego en piedra los diez mandamientos que serían en aquella época la Ley sobre la que se regirían aquellos pueblos. Sería lo que para nosotros hoy en día es la Constitución.

Como se puede observar se emplean esos símbolos en donde por mandato divino se trasladan a los hombres unas normas y leyes mediante el fuego de esa zarza ardiendo que simbolizaría a Dios y el conocimiento que da a los hombres, y mediante la grabación a fuego sobre piedra de dichos saberes.

El fuego como símbolo del saber y el conocimiento aparecen también en la mitología griega a través de Prometeo, que según esa mitología, desafiando a los dioses, proporcionó fuego a la humanidad.

Ese momento ha sido recogido en numerosas representaciones sobre todo en pintura. Un ejemplo de ello lo podemos encontrar en los techos de la biblioteca de Nueva York en donde se observa a este titán entregándonos una llama de fuego.

Fuego y conocimiento en este caso vienen a simbolizar prácticamente lo mismo y por eso, según narra dicha mitología los dioses castigaron de manera severa a Prometeo ya que detrás de todo ese conflicto se encontraba ya no solo el desafío sino el interés de que esa humanidad permaneciera en la oscuridad.

Sin embargo esta historia es totalmente contrapuesta a la narración bíblica antes mencionada en donde Dios en sí entrega ese conocimiento a un hombre.

Es éste un tema que cuanto más se profundiza en él más elementos en común tiene con otras mitologías y textos antiguos haciéndose eco de un hecho que tal vez más que histórico tiene un significado antropológico según quienes definamos como hombres y quiénes como dioses en ese conflicto.

Ofrendas en recuerdo de las víctimas de los atentados de Atocha el 11 de marzo de 2004.

A parte del fuego como ciencia y tecnología, el fuego también se ha usado como arma del modo más destructivo que se pueda uno imaginar. La persona igual que de lo mejor es capaz de lo peor. Así, en el caso de guerras y contiendas bélicas, el uso del fuego como método de destrucción masiva ha sido evidente.

El poder del fuego unido al desarrollo técnico y armamentístico fue parejo a todas las civilizaciones. Igual que la guerra y el conflicto entre pueblos fue siempre constante, este desarrollo bélico nos ha colocado en una posición muy peligrosa en donde se han ideado armas verdaderamente monstruosas.

Las peores armas que conocemos son las nucleares y atómicas las cuales tienen un poder de destrucción tal que acabaría en pocos minutos con la vida sobre La Tierra.

También aparece el fuego en los pasajes bíblicos referidos al carro de fuego de Elías, que ascendió a los cielos.

Igualmente en los textos sagrados antiguos de tradiciones hebraicas se describe con frecuencia al Arcángel San Miguel, que era jefe de los ejércitos de Dios, blandiendo una espada en llamas.

Arcángel San Miguel (Óleo sobre lienzo)
Autor: Bartolomé Román (1585/90-1647). Escuela Madrileña.
Actualmente expuesto en el Museo Provincial de Guadalajara situado en el Edificio del Infantado.
Procedencia: Desierto de Bolarque, Pastrana (Guadalajara)

Y el fuego aparece de nuevo en el Génesis cuando se refiere a la expulsión de la Humanidad del paraíso. Se cita literalmente: "Expulsó al hombre, y puso delante del jardín de Edén los querubines y la llama de la espada flameante para guardar el camino del árbol de la vida."

Si nos fijamos vuelven a aparecer de nuevo los símbolos acerca del conocimiento y la mortalidad de la humanidad.

Fuegos eternos y fuegos de Celebración en la Religión.

No hay fecha en el calendario en donde no halla alguna celebración para conmemorar algo. Entre tradición y modernidad, han sobrevivido a nuestros días muchísimos ritos y celebraciones que son parte nuestra desde hace milenios.

El fuego está presente en toda clase de plegarias y peticiones, en el recuerdo de seres queridos, y personas que fueron importantes para nosotros. Mediante el uso de velas se mantiene viva la llama de un recuerdo para nosotros presente de esas personas o hechos en templos de las distintas religiones.

Velas para ofrenda en un santuario.

El fuego se emplea en estos ritos y tradiciones como elemento purificador. Desde un punto de vista antropológico y religioso significa purificación, renovación y renacimiento.

Como se mencionaba al comienzo, este fuego es el elemento central en la fase final de la vida en distintas culturas como la Vikinga u otras más antiguas en donde se quemaba al difunto en un acto simbólico de vuelta al origen, de regreso a la tierra mediante sus cenizas.

También como fuego purificador se prenden miles de hogueras en la noche de San Juan en un rito y tradición que celebra la noche más corta del año y así el día más largo en un reconocimiento de victoria frente a la oscuridad.

Fallera durante la "cremá" en Valencia en donde se queman fallas en varias plazas de distintos barrios.

En dichas hogueras se trata de quemar todo lo malo, bien arrojando papeles escritos con aquello que nos dañó o quemando objetos diversos que para nosotros significa algo que debe desaparecer.

Vuelve así esta fiesta a renovar esa misma creencia del Ser Humano de hace milenios. Otra vez, el fuego, la noche, la luz y el día aparecen representados como iconos importantes.

Otra festividad justo seis meses después de la noche de San Juan es la festividad de Santa Lucía.

dia de Santa Lucía

Ese día se celebra justo lo contrario aunque con el mismo propósito. Se festeja cómo los días comienzan a ser cada vez más largos en un pulso de la luz frente a la oscuridad de la noche de invierno en su tránsito hacia el verano.

Todos estos ritos y celebraciones se han incorporado a las nuevas religiones que fueron apareciendo. En este caso, la fiesta de San Juan y Santa Lucía son fiestas cristianizadas pero son anteriores al mismo cristianismo en varios milenios, aunque en su significado representen lo mismo, sólo que con personificaciones adaptadas a las épocas más recientes.

También en todas las religiones se encuentra presente el fuego como símbolo de purificación del alma en su tránsito hacia una vida eterna. Dicha purificación se logra a través de los fuegos eternos que hay en los infiernos.

Según estas religiones ese infierno es de purificación para las almas justas pero a la vez es de castigo eterno para aquellas condenadas en donde sufren tormento eterno por sus acciones en vida.

En prácticamente todas las culturas encontramos esos mismos arquetipos y creencias representadas en complejas mitologías presentes en Asia, Oriente medio, y Occidente.

Muy asociado a estos infiernos han estado siempre esos lugares geológicos en el planeta en que están presentes, mediante volcanes y fracturas en la tierra, las denominadas plutonías o bocas del infierno. Literalmente el magma y el fuego sale por allí debido a su proximidad en la corteza terrestre al magma.

Son muchísimos lugares en el planeta en donde se producen esta clase de anomalías y que con frecuencia son lugar de, en parte, peregrinaje y reflexión. En estos lugares más cercanos a las profundidades de la tierra, en un sentido esotérico, la energía va hacia abajo del mismo modo simbólico en que un difunto pudiera descender a los infiernos, para su juicio, en donde sería medida su alma.

Quema de Fallas en poblaciones de la Comunidad Valenciana.

Pero estos lugares son, desde una explicación esotérica, totalmente opuestos a los escogidos por eremitas y anacoretas que marchas a lugares de retiro para encontrar a Dios, o buscar la verdad de la vida y el universo. En estos sitios es posible permanecer durante años debido a que, también desde una explicación esotérica, la energía va hacia arriba inspirando y reparando por dentro al Ser.

Por eso, en un sentido simbólico, esos infiernos contrapuestos al paraíso, siempre se asociaron con lo que hay bajo nuestros pies, enterrado, y en la profundidad de la tierra como todos esos procesos volcánicos mencionados. Simbólicamente también representan nuestra parte irracional e inconsciente de nuestro ser y que nos acompaña evolutivamente desde que se tiene conciencia en un camino que continúa.

En la mitología estas encarnaciones señaladas lo hacen a través de Caronte, Perséfone, Hades, y Vulcano entre otros, todos ellos personajes asociados con la muerte, los infiernos y el tránsito hacia la otra vida en esa creencia universal.

El fuego también ha tomado otros significados asociados a representaciones cristianas. Es el caso del éxtasis de Santa Teresa en donde se ha representado en numerosas obras "la Transverberación", que consiste, según la Fé Católica, en la experiencia mística de contacto con Cristo.

Éxtasis de Santa Teresa (Óleo sobre lienzo)
Autor: círculo de Juan Carreño de Miranda
Edad Moderna (1680-1685).
Procedencia: Desconocida (Provincia de Guadalajara)

En la pintura que se muestra a continuación se representa esta experiencia mediante un dardo del Serafín que atraviesa el corazón de la Santa con un fuego sobrenatural que la hace arder por dentro en sentido figurado. Dicha narración aparece en el capítulo 29 de la autobiografía de la Santa.

En este caso como se puede apreciar a veces el fuego se usa como representación en sí sagrada y divina al margen de un hecho físico.

Fuego físico y geológico

Frente a ese fuego eterno infernal relacionado con el subsuelo y la oscuridad, la pena y el castigo, aparecen con un significado totalmente contrapuesto con millones de estrellas que iluminan el firmamento y que se pueden considerar para nosotros como eternas, en donde son símbolo de conocimiento y eternidad.

Cúmulo de estrellas conocidas como Pléyades a 410 años luz.

Físicamente son también gigantescas bolas de fuego en donde se producen reacciones químicas de combustión y también nucleares de modo que su luz llega a todas partes del universo y también su calor como el de nuestro Sol.

En La Tierra desde un punto de vista físico y geológico, el fuego lo podemos encontrar en esos volcanes antes mencionados. También podemos encontrar el fuego de modo permanente en lugares donde, por procesos igualmente geológicos y químicos se desprenden gases, los cuáles alguna vez fueron prendidos tal vez por accidente y ya no hubo modo de apagarlos.

Cuando la costa turca actual estaba bajo del dominio griego en el pasado, ya eran conocidos muchos lugares místicos en donde emanaba fuego de la tierra mediante estos gases, durante todo el día y la noche.

Un ejemplo destacado es el situado en el Monte Quimera. Pero no es el único sitio. Hay muchos más situados en la península de Anatolia y en Azerbaiyán asociados geológicamente a yacimientos petrolíferos y donde se pueden encontrar esas emanaciones de gas que alguna vez se prendieron y arden desde hace varios milenios.

Estos lugares han tenido siempre una especial relevancia como sitios especiales en donde ponerse en contacto con los muertos y el más allá.

Chamanes, brujos y hechiceros emplearon estos lugares como oráculos en donde comunicarse con estos difuntos y espíritus acerca del futuro y el más allá.

En algunos de estos lugares se erigieron los templos del fuego para su adoración mediante ritos anteriores a las religiones conocidas hoy en donde, dentro de este folclore del fuego, se entendía como elemento protector.

Usos del fuego en trabajos de metalurgia.

Pero como se comentaba antes, son lugares de paso momentáneo y provisional, sitios distintos a esos otros que sirven para meditar y pensar. También las personas que están allí son diferentes desde un punto de vista esotérico, las cuales, como esos hechiceros de los que se hablaba, en esa fase de sus vidas, están entregados a intermediar entre esos dos mundos.

Otro caso de fuegos eternos asociados a la geología, en este caso a la minería, concretamente en Estados Unidos, se encuentra en una mina de carbón. Allí se produjo un incendio accidental hace décadas, un incendio que sigue ardiendo desde entonces por la combustión del carbón que hay en las paredes de la mina, sin poder apagarlo.

Otros fuegos son los rayos producidos en tormentas eléctricas los cuales saltan entre las nubes pero que también caen sobre el suelo con violencia. En numerosas ocasiones han provocado grandes incendios por todo el planeta desde hace millones de años.

También un meteoro que logra llegar al suelo se puede considerar como un tipo de fuego. En este caso, por fricción con la atmósfera terrestre en su entrada, los materiales de este tipo de rocas, pueden llegar al suelo a una temperatura de miles de grados, pudiendo incendiar todo a su paso.

Cuando estos meteoritos son de gran tamaño liberan una gran energía con su impacto sobre la superficie produciendo una explosión en forma de bola de fuego que arrasará todo a su alrededor.

Las Lágrimas de San Lorenzo

Hay otros fenómenos físicos asociados al fuego en forma de efectos luminosos que tienen que ver con partículas solares, magnetismo y electricidad. Son el caso de las conocidas como auroras boreales producidas a miles de kilómetros de altura en la atmósfera.

En el mar todos los marinos, sobre todos los antiguos observaron con frecuencia y gran temor el conocido como fuego de San Telmo. Este fenómeno luminoso se producía sobre los aparejos metálicos en mástiles, velas y poleas en donde una luz blanquecina y verdosa queda allí sujeta como algo mágico.

Por superstición esos fuegos de San Telmo fueron casi siempre de mal augurio, sobre todo en una profesión tan peligrosa como la de marinero en donde había dificultades constantes.

En la actualidad se sigue produciendo el fenómeno además de en barcos en aeronaves debido a que se trata de algo parecido a las auroras boreales. Tiene que ver con las cargas eléctricas y el magnetismo.

Lejos del mar y más con los pies en la tierra surgen los conocidos como fuegos fatuos en los camposantos y que se relacionan con el fósforo de los huesos de difuntos cuando estos son movidos o bien se pisa sobre la tierra que los contuvo.

Esos fuegos fatuos fueron motivo en el pasado de numerosas leyendas, supersticiones e historias asociadas al mundo de ultratumba y los difuntos, debido a que se observaba en estos santuarios durante todo el año, pero con más frecuencia, en fechas de celebraciones importantes como la del día de los muertos, difuntos o día de Todos los Santos.

El día de Todos los Santos

Todos eso fenómenos, más que de fuego se trata de efectos luminosos y que se pueden encontrar en la naturaleza como por ejemplo en rocas con propiedades especiales. Estas rocas primero reciben la luz solar, la contienen, y después en la oscuridad es emitida de nuevo en un rango visible del espectro.

También en la naturaleza encontramos numerosos casos en vegetales y animales como son luciérnagas, algas termo-luminiscentes, y peces abisales los cuales emiten mediante procesos químicos y eléctricos, luz propia.

El fuego es por tanto algo que estuvo junto a nosotros desde siempre desde nuestra creación, con más lecturas positivas que negativas, y que ha esculpido la civilización actual y otras pasadas, tal y como las conocemos hoy.

.............................................................................................................................

"Ardiendo el hogar te espera,

que con su calor clemente

lanzará el hielo y cansancio

que tus miembros entorpecen;

 

y luego, aunque en pobre lecho,

mientras que plácido duermes,

la alma paz, la inocencia

velarán por defenderte,

hasta que el naciente día

con sus rayos te despierte ..."

 

JUAN MELÉNDEZ VALDÉS

Poesías ( Romance XXXIV - La tarde - estrofas 205 a 214) ................................................................................................................................

Ofrendas en recuerdo de las víctimas de los atentados de Atocha el 11 de marzo de 2004.

"Artículo dedicado a todas las personas que trataron de hallar Verdad en sus vidas"

_________________________________________

Otros artículos relacionados con el Fuego:

El fuego en la cultura

Incendios: la amenaza Vegetal global

Incendios: La Amenaza Vegetal Global (parte II)

__________________________________________

autor del artículo:

Jesús Pablo Alonso García

http://www.jesuspabloalonsogarcia.aguadul.com

http://linkedin.com/in/jesuspabloalonsogarcia

http://www.aguadul.eu

http://www.aguadul.com

http://www.blogjesuspablo.aguadul.com

@jpalonsogarcia

jesusp.alonso@gmail.com

2

[ Sobre los peligros de los meteoritos, meteoroides, y asteroides ]

Infografía que representa un asteroide viajando por el Sistema Solar. [Simulación Infográfica]
Amenazas actuales

Florence es un nombre femenino que a los oídos suena dulce y amable, de origen británico y también el nombre de Florence Nightingale, una enfermera del siglo XIX que revolucionó el sistema de enfermería durante la guerra mediante protocolos de limpieza empleando para su efectividad y estudio métodos estadísticos y de limpieza.

Esta persona tiene a sus espaldas una historia tan fascinante que merece la redacción de un artículo a parte. Aquí sin embargo sirve para introducir un asunto no menos serio que tiene que ver de nuevo con la vida y la muerte.

Reverso de un billete de diez libras en donde se representa a Florence Nightingale.

Se ha calculado en cifras que mediante sus protocolos y estudios salvó a cientos de miles de personas. Y teniendo en cuenta su impacto futuro en el campo médico son millones las personas a las que ha salvado y salvará en el futuro gracias a sus descubrimientos.

Pero aquí terminan las buenas noticias porque en esta ocasión Florence es el nombre que se escogió para nombrar a una roca gigantesca como las hay a miles en nuestro Sistema Solar y que orbitan de un modo regular y a la vez errante a nuestro alrededor.

Florence pasó este primero de septiembre muy cerca nuestro, según se mire, a una distancia de seguridad. Pero pasó tan cerca que se pudo ver a simple vista en lugares sin polución lumínica. Y ver una roca así de pequeña a simple vista significa que no está tan lejos como se decía.

Se estima que pasó a más de 7 millones de kilómetros que es equivalente a unas 18 veces la distancia que separa la Luna de La Tierra. Es una distancia de seguridad pero cuando pase la próxima vez esta distancia habrá cambiado por la órbita que sigue.

En este caso se trata de un asteroide que supera los 4 kilómetros de largo. Es más o menos la distancia que separa a dos poblaciones pequeñas y por tanto una roca descomunal.

Y todo el asunto no sería más que una nueva efeméride astronómica si no fuera porque el tamaño de esta roca que es una pequeña montaña, en realidad podría, de llegar a impactar, acabar con todos los habitantes de La Tierra.

Bueno, esta vez ya pasó, pero ahora este 12 de octubre viene otra roca más.

Parece que estamos de racha y volvemos a jugarnos la vida en la ruleta rusa estelar, un término más que acertado porque de momento, por así decirlo, aunque de juego no tiene nada, más bien es puro azar, y en este caso el juego consiste en que no sabemos cuantas balas hay en esta pistola metafórica, y de disparar, cuándo lo hará.

Somos espectadores en un juego en el que parece que de momento nos escapamos por los pelos pero que podemos hacer más bien nada a parte de observar.

La roca esta vez es mucho más pequeña que Florence. Además su nombre no es tan romántico, sino que se trata de más bien un código, 2012TC4 referido al año y denominación de cuando se descubrió.

En astronomía, cuanto más código, menos importancia tiene porque de esa clase hay muchos. Ya cuando se incluye semántica y poesía en esta ciencia es porque se trata de objetos de gran importancia, por lo general en relación a su tamaño.

Comparación del tamaño real de una roca terrestre y el meteoroide 2012TC4 que pasará cerca de la Tierra.

La roca que pasará cerca del planeta este 12 de octubre tiene 30 metros de largo por 15 metros de ancho y pasará a sólo 44.000 kilómetros de nosotros, casi "rozando los satélites de comunicaciones", y pasando entre La Luna y La Tierra, más cerca de La Tierra.

La inmensidad del Universo

En el artículo de agosto se habló sobre el origen de las estrellas fugaces y cuál es su papel en la creación y génesis del Sistema Solar.

Las Lágrimas de San Lorenzo

En el artículo se relacionaban las teorías científicas más modernas y su relación con las creencias de cada cultura y civilización que han originado toda clase de ritos y simbolismos para darlo una cabida en nuestras vidas.

Pero al margen de creencias y supersticiones, bien es cierto que La Tierra está expuesta de manera constante a estas rocas ancestrales desde el origen del Sistema Solar.

Comparado con el Universo, nuestro Sistema Solar es bien modesto, y nuestra estrella, el Sol, de las más pequeñas. Pero eso no quiere decir que no se produjeran en el pasado sucesos de lo más violento.

Antes de que todo fuese como lo conocemos, hace más de cinco mil millones de años, había una gigantesca nube oscura con restos de materia procedente de otros sistemas solares que hubo antes y se destruyeron, una materia procedente de otras estrellas que lucieron dentro, hace más de quince mil millones de años llegadas de muy lejos que es cuando actualmente se calcula que comenzó el origen del universo.

Realmente son cifras que da vértigo comparar con la vida humana que ni siquiera supone un parpadeo. Ni todas las civilizaciones terrestres conocidas no son, a ojos del universo, si no sucesos tan efímeros que casi sería dudoso afirmar que hubieran ocurrido.

Sólo podemos hacernos una pequeña idea de nuestra pequeñez si lo vemos todo con los ojos de dioses inmortales en donde poder establecer de una manera secuencial el sentido de todo esto. Y colocar ese suspiro que es la vida entre eones de tiempos remotos, más propios, como se decía de dioses que de hombres.

En el universo hay mucho sitio y todo es muy grande. Es tan inmenso que no podemos siquiera verlo, tal vez tratar de imaginarlo, y cuanto más nos adentramos en su infinidad rozamos la locura de nuestro entendimiento.

Cúmulo de estrellas conocidas como Pléyades a 410 años luz.

Y todo, comparado con lo que conocemos, deja de tener un sentido comparativo, y simplemente se nos escapa. Si ya es difícil entender lo que ocurre en nuestro planeta que aun no está del todo explorado, y sabiendo que aún no se ha logrado pisar el planeta más cercano a nosotros, resulta a la vez que irrisorio, fantástico hablar de llegar a la estrella más cercana.

Estoy convencido que lo lograremos alguna vez en el futuro, tal vez en futuras generaciones que sería difícil afirmar ahora como humanas de lo cambiadas que estarán para entonces. Es a la vez terrorífico y fascinante esa nueva aventura, el llegar a esa última frontera, que siempre está ahí delante.

Dentro de varias generaciones, es imposible de prever e imaginar si alguna vez se podrá ir a otros cúmulos estelares de nuestra galaxia o alcanzar otras galaxias, o las galaxias que hay en los supercúmulos de galaxias más allá de los límites conocidos.

Por el momento se trata más bien de averiguar acerca de lo que tenemos cercano, mientras se mantienen abiertas nuevas líneas de investigación y objetivos terrestres.

El origen del Sistema Solar

De esa manera, al comienzo, como se explicaba acerca del Sistema Solar, esa nube de materia fue colapsando y agrupándose en bloques de materia por la fuerza gravitatoria de manera que en ese proceso que duró millones de años, se formaron el sol, los planetas y sus lunas.

En un proceso que aun no ha finalizado del todo, hubo materia que quedó errante formando grupos de asteroides por todo el sistema.

Simulación Infográfica que representa rocas gigantescas ( Asteroides y Meteoroides ) viajando errantes por el Sistema Solar.

Nuestra Luna satélite que nos acompaña, en numerosas ocasiones ha servido de escudo evitando enormes colisiones que hubo en este proceso de formación.

Sobre su superficie de pueden ver gigantescos cráteres de impacto, sobre todo en su cara oculta la cuál está totalmente llena de estos cráteres, unos sobre otros porque ya no había más espacio libre, una cara invisible para nosotros que sufrió la enorme violencia que acompaña a estos acontecimientos astronómicos de formación.

En la actualidad representan un peligro tanto los asteroides como los meteoroides los cuales viajan en trayectorias muy bien definidas y pasan, de momento de largo, pero alterando su rumbo por la fuerza de la gravedad de La Tierra, otros planetas u otros asteroides.

Es un problema potencial porque cada vez se conoce un número mayor de estos cuerpos gigantes que apenas son visibles hasta que no están encima y cuyo seguimiento se hace difícil por las variaciones que sufren en su trayectoria al pasar, como en este caso, cerca de un planeta.

Otras variaciones que se producen en su órbita, siguiendo cálculos a nivel balístico, es la colisión con otros asteroides, los cuales sufren impactos de consecuencias inciertas en su destino, creando nuevas órbitas y trayectorias que antes no había.

También afectan a sus órbitas la generación de mareas planetarias, aspectos poco conocidos pero bien presentes en toda esta dinámica estelar.

Esto quiere decir que se producen aumentos en la gravedad al paso de pequeños cuerpos producidos por ejemplo por alineaciones de planetas específicas o bien de lunas alrededor de un planeta justo al paso de estos pequeños cuerpos.

Los efectos de marea son sufridos por todos los cuerpos materiales pero apenas afecta a los grandes objetos como planetas o lunas por estar sometidos dichos cuerpos a fuerzas mucho mayores entre sí.

Actuales programas de seguimiento

Así, aunque existe un registro y seguimiento de gran cantidad de estos cuerpos, se estima que dicho registro sólo corresponde a un 20% del total, en donde además, como se explicó antes, sus trayectorias pueden sufrir alteraciones.

Esto quiere decir que de ese veinte por ciento conocido además es necesario recalcularlo de nuevo por las alteraciones producidas sobre dichos cuerpos.

Cuando colisionan entre ellos por razón del azar, es necesario recalcularlo todo con un comportamiento similar al de una partida de billar americano, un billar en tres dimensiones formado por millones de objetos.

Esto plantea a simple vista un panorama de incertidumbre similar a las simulaciones que se realizan para determinar la probabilidad de choque en un sistema de colisión de partículas. El tratamiento en estos simuladores es idéntico solo con el matiz de que una de esas partículas es nuestro planeta Tierra.

A través de las agencias espaciales, en una primera fase, se trata de la detección y seguimiento. Después mediante programas de simulación, se calculan sus órbitas en el futuro y su posible interacción con nuestra órbita.

Por último, este tipo de programas de seguimiento espacial tratarían de poner remedio a una posible colisión con el planeta.

A este respecto a día de hoy se desconoce, al menos de manera oficial, una solución a la hipótesis de que uno de estos objetos fuera directo a nosotros.

Meteoroide pasando a 44.000 kilómetros de la Tierra, muy cerca de los satélites de comunicaciones. En la imagen el tamaño del meteoroide no está a escala.

Sí se han hecho varias películas de tipo catastrofista y apocalíptico en donde plantean ese problema y posibles soluciones, pero casi todas dentro de ese mismo género de ciencia ficción que a día de hoy no se pueden aplicar.

Lo tendríamos muy complicado sino imposible si algo de eso nos amenazara en el futuro.

Se han descubierto en la superficie de nuestro planeta cráteres enormes visibles desde el suelo. Otros sin embargo son tan gigantes que sólo se pueden observar desde un satélite artificial.

Esos restos de cráteres gigantescos ocupan en la actualidad grandes valles, bahías, lagos e incluso pequeño mares llenos de agua salada, que se produjeron hace varios millones de años, por el impacto de grandes objetos en las últimas fases de creación continental.

Otros cráteres son geológicamente más recientes y están relacionados con las grandes extinciones del pasado.

Sin llegar a eso, también se han calculado los efectos devastadores de pequeños meteoritos de tamaño intermedio caídos antes sobre la superficie, los cuáles, a pesar de su pequeño tamaño y masa comparativo, tuvieron una potencia equivalente a la de decenas de bombas atómicas.

No obstante por tranquilizar un poco, de ese porcentaje que se conoce corresponde a las rocas más grandes y gigantescas. De hecho, si estas agencias han sido capaces de calcular el paso de este último que nos visitará siendo su tamaño más bien pequeño, a escala astronómica, podemos considerar que la mayoría que se desconoce aún es una enorme cantidad de rocas de varios tamaños, e inferiores a los 10 metros de largo y que están por todo el sistema solar dando vueltas.

Para este tipo de rocas si habría posibilidad de pulverizarlas con el armamento actual modificando los misiles balísticos de largo alcance disponibles por el ejército. Pero deberían estar muy cerca ya. Medios hay unos pocos aunque a distancias astronómicas no sirven de mucho.

Sigue inquietando la idea de que este asteroide que nos visitará este 12 de ocutubre, el "2012TC4", se descubriese hace sólo 5 años. Deja en evidencia que se desconoce mucho aún sobre la posición de todos estos objetos intermedios.

La Ciencia lo llama Catastrofismo y la Religión apocalipsis

La cuestión que queda en el aire es qué ocurriría si se detectase a tiempo para su colisión con La Tierra un asteroide como el que pasó a primeros de septiembre, de más de 4 kilómetros.

Uno así, lo destruiría todo o casi, de un modo que alteraría toda la civilización actual llevándola en el caso más optimista, a una nueva edad de piedra. Y esto es lo que nos pone los pies sobre la tierra, el hecho seguro de saber que no es ciencia ficción sino algo real eso que nos amenaza a diario.

Meteoroide pasando entre la Luna y la Tierra, mucho más cerca de la Tierra. En la imagen el tamaño del meteoroide no está a escala, sí lo están las distancias.

Todo ocurre en un tiempo geológico y quizás nos salvemos. Siempre hay más posibilidades de que esas rocas gigantescas no choquen con nosotros de que lo hagan alguna vez. Pero no quiere decir que alguna vez no ocurra.

Los cataclismos del pasado está claro que ocurrieron en algún momento y a los seres que habitaban, fueran animales o plantas, los afectó de manera letal. También se podrían haber salvado pero el caso es que en algún momento sucedió, y no lo hicieron. Igualmente ahora compartimos el mismo riesgo que aquellos seres.

Pero realmente, ¿qué tamaño tienen estas rocas?. ¿Cuál es la energía real en una colisión?.

Comparativamente todo se resume a los daños que se producirían en caso de que una roca chocase contra la superficie terrestre. Por un lado está la energía cinética y potencial del cuerpo y su traducción en unidades de energía. Y eso dependerá del material que lo compone.

Por un lado está la densidad y su masa. No será lo mismo que sea un cuerpo macizo y metálico a que sea terroso y poco denso.

Luego está su tamaño. El tamaño será crítico. Podríamos pensar que un pequeño asteroide poco denso formado por rocas y hielo sería menos peligroso que uno denso, pero depende. Si el cuerpo tiene el mismo volumen, el más denso será más letal. Pero si el volumen del poco denso es enorme, al llegar a la atmósfera, se comportaría como un cometa y se prendería en conjunto por la fricción, pudiendo evaporar, si fuera el caso, un mar entero, por la temperatura que porta y por la del choque. En este caso, podría ser más destructivo.

Se estima que de colisionar una roca como la 2012TC4 de 30 por 15 metros, se producirían daños como los ocurridos en Rusia hace pocos años, en que un bólido rasgó el cielo con una enorme columna de fuego y afortunadamente, estalló casi por completo a unos 4 kilómetros de altura.

Sin embargo, las explosiones en el aire y las ondas de choque contra el suelo produjeron varios estampidos que destrozaron miles de cristales de viviendas y oficinas en una población cercana así como otros numerosos daños. En aquel caso, llegó al suelo un pequeño núcleo sólido de un metro creando un cráter de varios metros.

Aquel bólido se comportó así por los materiales de que se componía que eran poco densos. Cuando entró a la atmósfera su tamaño era muchísimo mayor, pero se fue desintegrando en forma de trozos pequeños y esa enorme columna de fuego.

En las mismas condiciones, de tratarse de un objeto macizo y metálico, aquel bólido sobre Rusia, habría llegado al suelo destruyendo la gran mayoría de la ciudad cercana igual que si sobre ella hubiese caído un arma nuclear.

Así que todo depende, como se señaló, de los componentes, su densidad, el ángulo de entrada a la atmósfera, el tamaño y sobre todo, el lugar donde caiga.

Reflexión y Pensamiento

Personalmente no he prestado apenas atención e interés a las noticias de catástrofes. Parece un tema más bien gastado, casi una broma o un reclamo recurrente en la gran pantalla pero que sigue funcionando.

Tal vez sea el deseo de que no ocurra y por eso miro a otro lado, igual que muchas personas. Sin embargo ahora pienso que realmente nos la jugamos a diario y parece que hasta el momento nos hemos salvado más bien por azar que por la providencia o un ángel salvador.

Y ahora que ha pasado Florence tan cerca me lleva a cuestionar porqué de todo esto, y sobre todo, como le preocuparía a cualquiera, qué podríamos hacer para evitar ese peligro en forma de ángel vengador, de llegar el caso.

Infografía que representa un asteroide viajando por el Sistema Solar. [Simulación Infográfica]
Rezar es importante para muchas personas pero sería más cauto ofrecer otras soluciones más tangibles, y eso sí, muy libremente, quien lo necesite y crea, ¡rezar!, pero no esperar a que esa fuera la última solución. Aunque quién sabe si ante un peligro imposible de parar sea esa la última y única arma con la que contemos.

Oí un día un chiste que contaron y que desconozco su autor pero que se ajusta totalmente a este caso:

En el chiste un sacerdote católico y un rabino estaban viendo un combate de boxeo. Cuando salieron los dos contrincantes al cuadrilátero para luchar, uno de ellos se santigüó. El rabino le preguntó al sacerdote que para qué servía aquello. Y el sacerdote le respondió que "si no sabía luchar, para nada".

En este contexto no sería nada descabellado ampliar ya no sólo el estudio de estos cuerpos estelares y su seguimiento sino la manera de poder hacerles frente mediante nuevas tecnologías.

Entiendo que el tema es bien complejo porque en ello intervienen las decisiones de muchos mandatarios y al final están en juego muchos convenios de colaboración y una financiación económica gigante para estos futuros programas que muchas veces por lo desmedido de sus presupuestos se aplaza y se prefiere confiar en el azar y que no nos veamos en la tesitura de hacer frente a una catástrofe así.

Lo cierto es que es un dineral, sin embargo, no ponerse a ello será infinitamente más caro.

Es difícil decidir con responsabilidad el empleo del dinero y en este caso difícil tomar la decisión de dedicarlo a proteger supuestamente al planeta de una posible colisión estelar en detrimento de otras partidas presupuestarias, seguramente sociales, que es a las que se restará.

Pero también es cierto que siendo el peligro real, es precisamente para una protección social, nada más y nada menos que todos los habitantes del planeta. No se me ocurre algo más social que eso.

Seguro que será bastante duro de imponer y decidir pero la otra opción puede resultar, como se señalaba, infinitamente más cara.

..........................................................................................

"...la negra noche, y a sus brillos cierro
mis lagrimosos fatigados ojos.

La noche melancólica al fin llega,
tanto anhelada: a lloro más ardiente,
a más gemidos su quietud me irrita.

Busco angustiado el sueño: de mí huye
despavorido; y en vigilia odiosa
me ve desfallecer un nuevo día,
por él clamando detestar la noche."

Juan Meléndez Valdés
Poesías
Elegías Morales (Elegía II A Jovino: El Melancólico - 1794- estrofas 60 a 68)

Infografía que representa un asteroide viajando por el Sistema Solar. [Simulación Infográfica]
............................................................................................

autor del artículo:

Jesús Pablo Alonso García

http://www.jesuspabloalonsogarcia.aguadul.com

http://linkedin.com/in/jesuspabloalonsogarcia

http://www.aguadul.eu

http://www.aguadul.com

http://www.blogjesuspablo.aguadul.com

@jpalonsogarcia

jesusp.alonso@gmail.com

2

El origen de la Humanidad y su lugar en el Cosmos.

Se estima que el fuego es controlado por la humanidad desde hace dos millones de años.

Esa es la fecha donde sitúan los primeros vestigios encontrados en las excavaciones arqueológicas y paleontológicas más antiguas, en donde se hallaron las primeras especies humanas con restos de madera carbonizada y los primeros útiles tratados con fuego.

Que se sepa, el empleo del fuego era al comienzo defensivo frente a predadores en la oscuridad de la noche.

Toda protección era poca incluso en los primeros grupos de organización humana donde se pasaba la noche agrupados para hacer protegerse.

La fragilidad del cuerpo humano siempre ha sido patente cuando se confrontaba con especies más robustas. Así aunque no se ha constatado porque no hay modo, en algún momento, el fuego estuvo siempre encendido para poder ver en la oscuridad y también para alejar a esas especies que cazaban de noche cuyo fuego ahuyentaba.

En poblaciones más modernas a esas primeras que se ha mencionado, sí hubo un centro de reunión y más adelante una delimitación del asentamiento ocupado en donde había individuos en la zona limítrofe para ocuparse en turnos de estos peligros que acechaban.

El fuego después se empleo también para la creación de armamento que en unos casos sería dedicado a la caza y en otros a la propia defensa.

Para este fin, se endurecía la punta de varas de maderas las cuales eran enormemente eficaces a ese propósito proporcionando mayor ventaja por la dureza de las puntas pudiendo atravesar con mayor facilidad el cuerpo de la presa, o bien para infligir mayor daño al que se consideraba enemigo.

El fuego en sí se puede considerar uno de los mayores logros de la humanidad gracias al cual estamos donde estamos hoy en día. No obstante en sí invento, seguro que no fue.

Uso del fuego en la preparación de alimentos.

Habría miles de ocasiones en que esos fuegos producidos naturalmente fueron observados y en un momento dado se trató de preservar en algún recinto de manera que sería protegido el mayor tiempo posible.

No obstante ese sistema era demasiado frágil y la Humanidad no lograría una independencia en este sentido hasta lograr producirlo, bien por fricción entre maderas y yesca o produciendo chispas con piedras, por ejemplo las conocidas de sílex o pedernal  que son cuarzo.

Desde entonces el fuego se ha usado para casi todo. Desde aquel momento, al igual que el agua, el fuego se convirtió en un bien básico.

Desde entonces se ha usado para tener luz en las viviendas, para la cocción de alimentos, para la realización de artesanías, y la creación de herramientas y objetos mediante la metalurgia por citar algunos ejemplos.

Y de la mano del desarrollo de esa metalurgia es como surgen las civilizaciones más prósperas de manera que su control sobre los minerales y ese fuego las daban una ventaja enorme respecto del resto.

De esta manera el fuego se abrió paso en la mente de los hombres agudizando su ingenio e imaginación para crear cosas cada vez más complejas. Así se originaría la tecnología y desde allí las primeras civilizaciones modernas.

Purificación, Rito, y Castigo en la historia y prehistoria humanas

Pero en este camino recorrido durante todas esas generaciones de humanos, no todo fue así de romántico como pudiéramos imaginar en una estampa idílica en donde unos se ayudan a otros.

Puesta de sol bajo las nubes junto a un camino igual de incierto que el futuro de la Humanidad.

Más bien ocurrió lo contrario. Parece que las lecciones aprendidas sobre la convivencia tienen fácil olvido, y la resolución de conflictos al comienzo fueron más cercanos al horror y la falta de dominio por esa carga visceral que desde el origen nos acompaña.

Parece que sí se ha avanzado bastante, pero sin embargo basta echar un pequeño vistazo a la actualidad para descubrir que muchos conflictos se resuelven de manera parecida a entonces, y lo que hace cientos de milenios eran guerras entre pequeños grupos y clanes, ahora lo son entre grandes naciones.

Está claro que esa carga visceral sigue ahí y todos nuestros impulsos y maneras de hacer las cosas, aunque algo más moderados que entonces, parten de aquí. El hambre, la agresividad y los instintos sexuales han sido la clave de la supervivencia humana.

Tal vez esto siga cambiando poco a poco como hasta ahora y esos instintos se vayan adormeciendo hasta llegar a un punto muy en el futuro en el que no nos reconoceremos como humanos. Será esa la consecuencia necesaria de ese paso evolutivo que siempre se ha perseguido pero que ha sido difícil de fijar.

Por eso, el fuego en todo este problema ha sido un motor y generador de dicho cambio, como se ha sugerido, no siempre pacificador y positivo.

El Fuego igual que para avanzar también se ha usado para quemar a personas vivas en la hoguera, como tortura y castigo, para unos, como sacrificio y purificación para otros, en algunos de los períodos más sombríos de la Humanidad.

El fuego se ha vinculado con el mundo sagrado desde siempre, asociado siempre a los dioses casi desde el comienzo para poder explicar un mundo de alguna manera. Desde un punto de vista mágico y mitológico, el fuego en sí era un Dios vivo, al igual que otros muchos elementos como el agua, la tierra y el aire.

Se trató de un mundo tan alejado de nosotros que no se sabe casi nada, en donde los modos de vida se regían por unos códigos distintos a los nuestros y en donde todo respondía a un universo propio que trataba de dar respuesta a las inquietudes del Ser Humano desde que comenzó a tener conciencia de ello.

Se trataba de los primeros pueblos que se buscaban así mismos hace más de doscientos mil años. Antes incluso, medio millón de años atrás, se entiende que había primeras poblaciones pero tan alejadas en el tiempo de nosotros que no quedan, nunca mejor dicho, ni las piedras de todo aquello.

Hace esos dos millones de años que se mencionaban como la edad de los primeros restos de usos del fuego de que se tiene constancia, es el tiempo referido a los homínidos de entonces, que con rasgos semihumanos apenas los reconoceríamos como parecidos a nosotros.

De todas las líneas genéticas heredadas desde entonces hasta conducir al día de hoy, sólo ha sobrevivido una de las tres líneas genéticas que convivían y que se consideraban humanas, y el dominio del fuego así como los usos que se le dieron tuvieron mucho que ver en ese cambio evolutivo.

Usos del fuego en trabajos de metalurgia.

Una prehistoria que ni siquiera podemos imaginar en donde no se sabe casi ni lo que ocurrió. Se habla en paleontología, etnología y antropología de todos aquellos grupos que existían separándolos en el tiempo en bloques de 20.000 y 50.000 años.

Imaginemos si se nos hace largo todo lo que vivimos en un año cuánto debería parecernos 20.000 años. En la cuarta parte de ese tiempo más reciente ha habido, que se sepa, cientos de civilizaciones un poco más próximas a la historia en una prehistoria de la que queda casi nada o nada.

Sería increíble poder averiguar todo lo ocurrido de los últimos 10.000 años hacia atrás. Seguramente nos sorprenderíamos con esos hallazgos de esos humanos que muy seguro mediante complejas maneras de organización no nos parecerían tan primitivos como se cree. Lo que ocurre es que es mucho tiempo y casi nada ha resistido hasta hoy.

Así por desconocerlo y por su ausencia de restos, situamos estos pueblos en un nivel muy bajo de desarrollo. Tal vez no fuera así y esos pueblos fueran civilizaciones más avanzadas de lo que pudiéramos imaginar. Pero sin pruebas de ello, son eso, sólo imaginaciones.

La cosa sin embargo se aclara un poco acerca de los últimos 5.000 años aunque sólo un poco. Si hay dudas incluso acerca de hechos ocurridos hace 1 año, podremos establecer la dificultad de reflejar a nivel prehistórico qué ocurre en estas fechas.

Es ese mismo conocimiento casi perdido, igual a unas brasas casi apagadas de ese primer fuego encendido hace dos millones de años, lo que tratamos de preservar.

En 1894 fue encontrado en unos cerros cercanos a la localidad de Ciempozuelos al Sur de Madrid, un asentamiento primitivo con restos humanos y utensilios propios de aquella época.

Cerros en Ciempozuelos donde se descubrió el "Vaso Campaniforme" de la Edad del Bronce.

Se trataba de un lugar áspero, desértico, casi sin vegetación, y muy árido en medio de un paraje aislado. Sin embargo no siempre fue así. Aquel lugar era muy rico y fértil de manera que estos grupos humanos allí asentados, disponían de innumerables recursos. Ahora el clima sin embargo es bien distinto.

Se halló el conocido "vaso campaniforme" que por su tecnología se convertiría en un referente para situar aquella cultura  de la Edad del Bronce en un tiempo muy anterior al nuestro, hace varios milenios, en donde ya había una gran complejidad y desarrollo en sus modos de vida y que se extendía por toda Europa y parte de Asía.

Su avanzado conocimiento, el desarrollo de relaciones comerciales y su expansión por un territorio cada vez más amplio, terminarían milenios después dando paso a las civilizaciones recientes.

El fuego se ha usado en numerosas culturas para incinerar cuerpos en ritos de despedida de los difuntos cuyos restos eran guardados en "urnas" igual que en la actualidad se realizan las incineraciones en los camposantos. Está datada la existencia de una cultura anterior de hace tres mil años que incineraba a sus parientes para después depositar esas cenizas dentro de una urna que posteriormente enterraban en lo que hoy se conoce como "campo de urnas", que sería lo más parecido a un cementerio de hoy en día.

Los ritos similares más cercanos que se recuerdan son los que hasta hace unas décadas se practicaban en pueblos costeros de Galicia en España en lo que parecen ser los últimos vestigios de "pueblos castrenses" emparentados con el mundo Celta, un pueblo que desapareció con el surgimiento de los Romanos.

Ese espíritu de conservación y preservación del recuerdo está muy patente en todas las culturas desde siempre.

Así el fuego como todo, ni es bueno ni malo sino que depende del uso que se le dé. Como pasa con casi todo, depende de las personas.

Incendios en la historia de la Humanidad

Sin embargo el fuego no siempre fue un aliado y se ha relacionado con frecuencia con el desastre y el peligro.

A lo largo de las historia de la Humanidad hubo incendios de todo tipo, ya fueran forestales como los actuales, o bien en viviendas y ciudades.

Incendios: la amenaza Vegetal global

Incendios en períodos de paz y de guerra, en unas culturas u otras civilizaciones. Desastres hubo siempre y el fuego figura, por su proximidad a la persona, entre los protagonistas de los mayores catástrofes que se recuerdan ocasionadas por el fuego, ya fuera por accidente, por causas naturales , o de manera intencionada.

Entre éstos cobraron especial relevancia aquellos vinculados a las ciudades como por ejemplo el incendio de la ciudad de Roma. O bien el incendio de numerosas bibliotecas como por ejemplo la de Alejandría entre muchísimas otras.

El fuego como se ve nos da grandes ventajas pero siempre se asocia al peligro y tras de sí lleva adosado fama de provocar pérdidas irremplazables. Libros que jamás sabremos qué decían, obras de arte y arquitectónicas que sólo se conocen de oídas, y también enormes bosques que se quemaron sin que nadie pudiese hacer nada. De estos últimos casi no quedó constancia.

Dramático fue para la humanidad este tipo de pérdidas que se mencionaban en donde esa clase de incendios que arrasaron con bibliotecas enteras, únicas en el mundo fue semejante a si nos borrasen la memoria y la mente. Mucho de lo que se quemó era único y no hay modo de recuperarlo.

Helicóptero en tareas de extinción de incendios.

Peor aún han sido esos momentos de la historia donde proliferaron la quema de libros intencionada por ideologías, por fanatismos, por demencia, y otros delirios.

Igual que el fuego dio iluminación a la humanidad hacia el conocimiento también se volvió en contra sumergiéndonos en períodos de tinieblas en donde el fuego arrasó todo ese conocimiento y lugares construidos, pero no por voluntad del fuego sino por la nuestra.

Aplicaciones Agrícolas del Fuego

El fuego también ha sido un aliado muy valioso en otros aspectos.

En la antigüedad los pueblos seminómadas realizaban quemas en los pastos para, de modo rotativo, utilizarlo en labores agrícolas. Estos pueblos se movían por regiones de manera cíclica cultivando la tierra.

Una manera de fertilizar la tierra consistía en incendiar sectores muy amplios de terreno. Después, más adelante, estos pastos secos que se habían quemado incorporaban sus numerosos nutrientes al suelo permitiendo una mejor cosecha con aquello que se plantaba después.

Esta práctica se utiliza aún en numerosos pueblos de Asia y África como clave de éxito en sus cultivos situados en terrenos pobres.

También hoy tienen lugar estas quemas de manera controlada para prender rastrojos y los restos de cultivos ya recogidos, como hojas, tallos y troncos, para por una parte recuperar los nutrientes de estos restos y por otro lado para conseguir despejar el terreno.

Quemas agrículas controladas durante el otoño.

En grandes regiones cercanas a la selva sobre todo en América del Sur se lleva a la práctica este tipo de incendios previa tala de los árboles del terreno. De esta manera se obtienen enormes extensiones de terreno que pasan a convertirse de selva a praderas y posteriormente campos de cultivo.

Sin embargo esta práctica genera pobreza a medio y largo plazo porque termina con los bosques tropicales y sólo genera una riqueza breve y puntual donde se da prioridad a actividades ganaderas, llevándonos a discutir acerca de las políticas agrícolas y ganaderas más convenientes en un marco de desarrollo sostenible.

También el fuego ha sido la mejor manera, como antaño, de hacer frente a numerosas plagas, parásitos e incendios en situaciones difíciles donde no cabía otra solución, donde el suelo quedaba literalmente purificado.

Así como se ha podido ver a lo largo del artículo, el fuego ha ocupado varias funciones y roles.

En los siguientes artículo aparecen temas relacionados que dan otra visión sobre estos temas.

______________________________________________________________________________

Otros artículos relacionados:

Incendios: la amenaza Vegetal global

Incendios: La Amenaza Vegetal Global (parte II)

El Cielo se Quema

______________________________________________________________________________

autor del artículo:

Jesús Pablo Alonso García

http://www.jesuspabloalonsogarcia.aguadul.com

http://linkedin.com/in/jesuspabloalonsogarcia

http://www.aguadul.eu

http://www.aguadul.com

http://www.blogjesuspablo.aguadul.com

@jpalonsogarcia

jesusp.alonso@gmail.com

La Pradera y San Isidro pone a las Redes Sociales en su Sitio

”interacción humana, integración social, y el milagro de estar aquí”

Pradera de San Isidro

La tradicional fiesta de “la Pradera de San Isidro” desafía a las redes sociales colocándolas en donde les corresponde

Estamos acostumbrados a dar a las redes sociales un poder por encima del que realmente tienen hasta el punto de estar tomando éstas el control sobre nuestras vidas.

Pues en este tipo de celebraciones se demuestra que eso no es así, y que las redes sociales deben estar a nuestro servicio.

Tradición y la modernidad parecen competir entre una continua disputa.

Muchas veces motivados en influidos por los avances tecnológicos, dejamos de lado las tradiciones más cercanas, tradiciones que nos son propias y nos pertenecen, que están junto a nosotros, y que en definitiva somos nosotros mismos.

De pequeño, al vivir en las cercanías de la ciudad de Madrid, todos los años, el día quince de mayo, acudía con mi familia a la conocida como “Pradera de San Isidro”. Allí, igual que ahora, lo tradicional es beber el “agua milagrosa” del Santo en una fuente que está junto a la ermita.

Fuente ermita de San Isidro

En la “pradera” igual que lo reflejara el pintor Goya en sus pinturas, se puede observar todos los años, con los mismos ojos que pudieran hacerlo esas personas de hace doscientos años, cómo al final tan sólo se trata de simplemente estar allí y compartir con la gente un día de campo. Beber el agua del Santo, pasear por la pradera, ver la verbena, y comer la tradicional tortilla allí sentados. Todo eso se puede ver en sus pinturas de hace dos siglos y parece que la cosa ha cambiado bastante poco.

Este año, ese día me sentí parte de todo aquello y protagonista de la historia igual que todos esos miles de personas allí presentes.

La gente estaba allí, con ropas más modernas, con móviles de alta tecnología, en algunos casos con grandes toldos de plástico y mesas metálicas, en otros con karaoke incluido, y el escenario que pudiera haber entonces de madera de la época, más sencillo seguro, ahora consistía en uno de enormes dimensiones y con un sistema de sonido muy potente.

Pero en lo esencial todas estas gentes estaban compartiendo lo mismo que en los últimos siglos, su comida, su compañía, y tan sólo eso, un “día campestre”

Es algo muy humano que de momento parece que nos queda.

En la verbena hay numerosas atracciones mecánicas, puestos ambulantes que venden toda clase de agrios como los tradicionales pepinos en vinagre con pimiento rojo y una anchoa en el centro. En otros se ofrecen trozos de coco cortados y vasitos con chufas y altramuces. También hay algodón dulce, manzanas caramelizadas, bebidas alcohólicas de toda clase, refrescos, frutos secos y patatas fritas.

verbena

En los puestos más amplios hay muchas mesas y sillas para comer. Al lado una barra grande se usa para servir bebidas y las comidas solicitadas. Una plancha con brasas por un lado y una enorme freidora por otro están en funcionamiento continuo para hacer chuletas, costillas, vegetales a la parrilla, calamares, chorizos y otros embutidos, que al prepararse levantan una humareda que lo envuelve todo, creando una atmósfera de feria y verbena comunes en cualquier población, y que se conoce en términos vulgares como “fritanga”, algo que sabe rico, que todo sabe parecido al usar el mismo aceite, y que no es nada sano pero que como “un día es un día” o “una vez al año no hace daño” pues se participa de ello. Todo regado con vino tinto y sangría popular.

La música y el bullicio lo envuelve todo. En unos casos se escucha el tradicional organillo que toca piezas castizas o el grito del barquillero con su ruleta. También la música más actual se da allí cita, una música que se escucha más alto por la tarde, en un concierto que se superpone al tradicional “baile” de otras épocas, donde se trataba que las parejas interaccionasen.

Ahora eso se produce todos los fines de semana, pero no hace mucho, para encontrar pareja no había muchas ocasiones al año, siendo las contadas verbenas las únicas que propiciaban estos encuentros. Bueno, hoy queda de eso bastante porque aunque tenemos muchas más oportunidades, parece que la tecnología nos tiene aislados, estamos más cerca pero a la vez más separados, y hay más eventos y mayor interacción pero la separación podría decirse que es mayor.

Toda la pradera estaba ocupada por miles de personas allá donde mirases. Había algunos huecos que era donde daba el sol. Todo el mundo se procura es día de proveerse una buena sombra. Y las mayores explanadas sin árboles, donde clareaba el parque, se convierten en zona de juegos improvisada.

También había varias asociaciones vecinales que preparaban el típico cocido madrileño en un platito con garbanzos con patata y caldito, pan y un vasito de cerveza. Lo más curioso es que se servía gratis a los asistentes, un gesto solidario que no abunda.

Voluntarios sirviendo Agua

Este tipo de encuentros solidarios en donde tanto alimentos como mano de obra es gratis se produce con poca frecuencia pero no son casos aislados.

Es otro aspecto que se puede observar allí dentro de la faceta y naturaleza humana que es el del Voluntariado

Las personas ese día, con medios contemporáneos, se afanan en lo mismo de siempre, en “captar el momento”, en grabar en el recuerdo ese día y a los que nos acompañan.

Hay una fuente grande en la parte alta de la pradera. Es increíble ver la cantidad de personas a su alrededor para encontrar un hueco y ser fotografiados. Unos se hacían fotos los unos a los otros. Se hacían fotos de amigos, fotos de familia en donde salir reflejados todos, fotos de los hijos pequeños, las madres con las niñas y niños, los hermanitos posando juntos, las parejas de novios con la fuente de fondo, la novia retratado por su enamorado, y así muchísimas combinaciones.

Fuente decorativa en la Pradera

En otras épocas esto era más complicado porque sólo era posible hacerlo mediante la pintura, y más reciente, mediante la fotografía en papel, accesible a pocos al comienzo y después, con un precio aún elevado no era tan frecuente como ahora donde se cuentan por miles las fotografías hechas con cámaras de fotografía digital y con dispositivos móviles en una serie ilimitada de autorretratos también conocidos como selfies.

En otra fuente y estanque próximos, se sucedían escenas parecidas, donde niños y niñas, mascotas, que sobre todo eran perros, jugaban en el borde, jugando y persiguiéndose los unos a los otros. Y lo curioso es que en todos estos aspectos el elemento común es el agua, la cuál siempre aparece integrada en los parques y jardines.

El agua que mana de la fuente de la ermita dedicada al santo, es un pozo y acuífero natural del que todo el mundo quiere beber. Se le atribuye a esta agua cualidades milagrosa y mágicas

Está relacionada esta fuente con uno de los hechos milagrosos en vida de San Isidro que consistió en la salvación de su hijo que, cuando era pequeño, cayó al pozo que había en su casa, y para salvarlo produjo el hecho milagroso de la subida de las aguas del pozo hasta poder alcanzarlo cuando se encontraba arriba en el borde.

Desde ese momento San Isidro, ya en vida, fue venerado por la población antes siquiera de que oficialmente ostentase el estatus de santo. De hecho eso se produjo siglos después.

Pero San Isidro antes de ser aclamado popularmente, según la leyenda, tradición oral y los escritos, era criticado por su devoción debido a que acudía diariamente a rezar durante tiempo prolongado.

Como ocurre siempre, la gente comienza a opinar y a hablar sobre el tema según sus propias opiniones. Estas opiniones se fueron convirtiendo en habladurías y feroces críticas sobre el tema en un asunto que para nada les concernía.

Desde el punto de vista de sus detractores, al volcarse en su Fé, descuidaba San Isidro sus labores agrícolas de manera que según ellos el trabajo no cundía lo cuál afectaría a su cosecha.

“Vamos, que esta gente, opinaba sobre la manera de trabajar unas tierras que no eran suyas, y sobre un hombre vecino suyo, que en vez de apoyarlo, no hacían más que criticarlo, igual que ocurre a menudo en el día a día, sea la época que sea”.

Cuenta la leyenda más extendida que un día mientras Isidro estaba rezando, el arado y los bueyes eran guiados por unos ángeles según unos, o pájaros según otros, de manera que lo hacían el trabajo

Ante este hecho, la gente reconoció que se trataba de una persona Santa y las críticas terminaron ese día. A partir de aquel momento todo el mundo se volcó en aquella persona concediéndole ese estatus divino atribuido a esos hechos extraordinarios que ocurren muy de cuando en cuando.

Fuente de la Ermita

Según cuenta la historia Isidro era un labrador mozárabe en el siglo XI, cuando Madrid estaba bajo dominio musulmán. Pero indagar en esta persona y su historia es sumergirse en un conjunto de tradiciones e iconografía que integra los últimos mil años según las personas que en todo este tiempo vivieron de manera que se entremezclan todas las culturas que pasaron por aquí.

San Isidro está asociado a lo que tiene que ver con el agua y es considerado un santo zahorí, pocero y también hacedor de lluvias.

En este sentido se ha entremezclado todo tanto que, por una parte hay textos escritos, y por otra mucho mayor, tradición oral que es al final la que salta hasta nuestros días entre generaciones.

Y esto es un poco lo que quería expresar en este artículo, el hecho de que al final lo que está vivo e importa es “lo que la gente da importancia y considera vivo”. Se trata de todo eso que se ha transmitido durante generaciones y que ha saltado por encima de todo sin importar el modo ni los medios o los credos.

Pues bien, para beber esa agua milagrosa de la ermita, es inevitable esperar una cola kilométrica de gente para poder esperar un turno en esta tarea. Pero forma parte de ese día todo aquello. Al final, entras a un recinto anexo a la ermita que es un patio pequeño con jardines, y junto a la ermita hay una fuente con una pila enorme de donde sale un enorme chorro de agua transparente y fresca que mediante jarras una decena de voluntarios distribuyen entre los asistentes.

Es agua de pozo, natural, y sin clorar. Pero este manantial no es el de los hechos milagrosos que se narraron, sino una fuente natural que estaba próxima a los campos de labranza en las afueras de aquella localidad.

El pozo que se menciona en la leyenda está sin embargo en el centro de la ciudad donde San Isidro vivió, pero la tradición hace que la gente acuda allí por distintos motivos, vinculando los milagros y leyendas que han oído.

Fuente de la Ermita

También, imagino que igual que entonces, estuvieron por allí las autoridades de la época, los reyes y monarcas correspondientes en las celebraciones de cada año. El otro día, como es tradición, imagino que aprovechando por doble partida para hacer de paso campaña, pude observar como subía andando por la cuesta de la pradera, camino de la ermita, la “Alcaldesa” de Madrid hoy, Manuela Carmena, y un poco después la presidenta de la Comunidad de Madrid, “Cristina Cifuentes”, ambas con su séquito de asesores y seguridad.

Durante el todo el día hubo un reguero continuo de personalidades que se distribuyeron por distintos sectores de la verbena desde la mañana a la tarde. También apareció el alto clero al medio día, representado por el obispo y un pequeño séquito episcopal, que se acercó a la ermita en un opulento coche escoltado por dos motos de la policía, para presentar sus respetos al Santo. Los sacerdotes que oficiaban actos religiosos sin embargo habían acudido a pie.

Los medios de comunicación estuvieron presentes en sus centralitas informativas y con la ayuda de sus unidades móviles para reflejar la actualidad de todo lo que allí se producía.

También eran muy visibles en los accesos a la pradera, unas barreras enormes de hormigón, testigos de las amenazas más recientes que estamos sufriendo, para tratar de impedir la llegada de vehículos pesados de maneras parecidas a los últimos ataques terroristas ocurridos. Imagino que cada época tiene lo suyo, y en esta existe esa amenaza actual.

Servicios de Seguridad

Había allí mucha seguridad, policía nacional que llevaba chalecos anti bala y portaba fusiles con munición real. También había Policía municipal por todas partes y más seguridad que no se veía.

También había un enorme dispositivo de atención sanitaria provisto de varias ambulancias y sanitarios dispuestos en unidades móviles de a pie o bicicleta para atender sobre todo las frecuentes lipotimias.

En relación a esta fiesta es lo mismo de todos los años pero al final es distinto cada vez, “eso es lo curioso”. Y sorprende aún más cuando descubrimos que en realidad no somos diferentes a estas personas de hace siglos, todo el conjunto es idéntico, las inquietudes y necesidades son las mismas.

La pradera de San Isidro es un mosaico que recoge prácticamente todos los ejemplos de asociación vecinal, política, voluntaria, musical, religiosa, familiar, individual, comercial y social que pudiéramos encontrar. Pero no es exclusivo de la ciudad de Madrid porque el formato es idéntico a la de otras celebraciones. Es algo subyacente al propio individuo y en conjunto a su pertenencia familiar, asociativa o individual.

En la pradera se integran las diferentes asociaciones y relaciones que se pueden producir en el ser humano y por consiguiente todos los intercambios que ocurren en el día a día.

En cada sector de la pradera se dan cita distintos colectivos intergeneracionales. En unas zonas se reúnen sectores más castizos, personas de mayor edad y que entienden esta verbena como lo hacían hace muchísimas décadas. Van vestidos con el traje conocido como de “chulapo” en el caso de él y de “chulapa” en el caso de ella.

Gente en la Pradera

Después hay en otras partes de la verbena gente más joven. Grupos muy numerosos de amigos y amigas que se relacionan allí, tomando comidas y bebidas. Vi también cómo de manera improvisada se producían bailes más contemporáneos sobre aquel césped en donde chicos y chicas seguían coreografías, la mayoría inventadas, pero que producían la diversión y risa de los propios participantes y espectadores cercanos.

Había en la verbena etnias de toda clase. Numerosos grupos de personas de raza gitana en nada desentonaban con aquella reunión porque aquel día todos los grupos eran igual de numerosos.

Destacar que este hecho se produzca de manera aislada en ciertos días del año y no sea algo cotidiano sobre todo en el mundo urbano.

Vi ejemplos de integración muy numerosos. Había mucha población oriental que participaba de esta festividad, en la mayoría de los casos vistiendo atuendos propios de este día. Sorprende un poco ver a japoneses vestidos de chulapos. Era gracioso y chocante verlos así, pero participaban activamente de esta fiesta de manera que eran uno más.

Lo mismo ocurría con turistas del Norte de Europa, con la piel blanca y que no paraban de hacer fotos a todo aquello ya que les llamaba mucho la atención.

También abundaba población latina de todos los órdenes, ya fuesen personas que llevan aquí en España más de dos décadas así como otras recién llegadas. Y vi también varios grupos de familias, que por el atuendo, conjunto y color piel eran de Marruecos y Argelia, y compartían allí con comidas propias de su religión, un día de campo sentados en familia junto al resto de personas. Me resultó muy revelador todo esto.

Pradera

Sentado allí con mis padres, hermanas, sobrinos y amigos, en distintas visitas que realicé a la pradera en ediciones anteriores, era increíble observar ese río de gente de un lado para otro, miles y miles de personas paseando, y hablando y cantando, miles y mies de personitas con sus vidas, sus pensamientos, y sus puntos de vista propios.

Somos muchísimas personas diferentes que no podríamos convivir si no coincidiésemos en lo esencial, sería imposible. Y aquí se ve de manera palpable que es más lo que nos une que lo que nos separa

Gente Paseando por la Pradera

Una vez leí un artículo en una “revista de ciencia” que en una pradera se producen “relaciones de extraordinaria complejidad” en un nivel vegetal.

Parece que es un lugar simple y aparentemente sencillo pero todas las plantas que allí conviven desarrollan unas relaciones extraordinarias que difícilmente alcanzamos a imaginar, y se extienden a un siguiente nivel de fauna igualmente complejo, que ocurre de día y de noche, y que varía según las estaciones del año.

Las personas no somos tan diferentes, sino que replicamos modelos similares de un modo innato que solo tienen una explicación y cabida en la “ciencia del todo”.

Pues bien, en la ¨ Pradera de San Isidro ” u otras praderas, desde un punto de vista humano, ocurren relaciones y vínculos igualmente complejos.

Desde un punto de vista antropológico y global, así como la misma naturaleza y sentido de la humanidad, encuentran en este aspecto de la pradera un resumen de su pasado, presente y futuro, en un modelo que evoluciona hacia un punto que aun no comprendemos.

Pero no pasa nada, porque el próximo año nos veremos allí de nuevo.

Puede ser que sea tan sólo eso, repetir otra vez ese rito, y esa tradición que no es inherente.

Gigantes de Goya, San Isidro, y pareja de Chulapos

autor del artículo:

Jesús Pablo Alonso García

http://linkedin.com/in/jesuspabloalonsogarcia

http://www.jesuspabloalonsogarcia.aguadul.com

http://www.blogjesuspablo.aguadul.com

http://www.aguadul.com

http://www.aguadul.eu

@jpalonsogarcia

jesusp.alonso@gmail.com